Practicar inglés, 9 Tácticas infalibles si Eres Tímido

Cuando queremos conocer y aprender otro idioma, es claro que no es una tarea fácil. Por esta razón es necesario conocer tips que nos ayuden a asimilar de mejor manera este nuevo lenguaje. Sobre todo, si se trata de una lengua que suena y se pronuncia diferente a la nuestra como el inglés.

Entre los obstáculos internos que se nos pueden presentar como una barra para aprender el idioma inglés es la timidez. Aunque suele pasar con cualquier lengua o idioma. Si eres de los que se encuentra en este grupo de individuos, aquí te ayudaremos a vencer el obstáculo de la timidez a la hora de practicar tu inglés con otras personas.

Ahora nos concentraremos en explorar opciones y describir de mejor manera la timidez. Entendiéndola mejor, podrás identificar el cómo superarla, así no será esa barrera insalvable. De este modo tendrás una mejor visión, así como entendimiento en el que podrás fortalecerte y aprenderás el inglés de una forma más satisfactoria.

¿Qué es la timidez?

Es lo contrario a aquellas personas que están en búsqueda de cada oportunidad de socializar por su facilidad y soltura. La timidez, es una emoción resultante por el ambiente donde se formó y desenvuelve el individuo, con base en la inseguridad o temor a expresarse, bien sea por la crítica interna o externa. La timidez afecta a muchas personas por lo que es algo que debe enfrentarse.

Las personas tímidas ven su entorno como una amenaza constante, sienten que están expuestos a la continua censura y juicio de su entorno. La inseguridad interna, es la que les obliga a retraerse, perdiendo oportunidades de interactuar y desenvolverse con sus semejantes. La falta de confianza en sí mismo del tímido le quita el valor de expresarse y mostrarse al mundo.

Una persona tímida vive en un constante juicio y temor, generalmente sin fundamento. Aunque no es recomendable forzar la superación de la timidez, sin embargo, se debe actuar. Cuando la timidez es por experiencias vividas, la solución progresiva está en superar esas experiencias. Mediante una guía cómoda y segura se pueden obtener grandes resultados. 

¿Por qué somos tímidos?

Somos tímidos por muchas razones, fracasos previos, respuestas de los demás inesperadas por nosotros, nuestro carácter personal… Esto afecta el aprendizaje en el inglés porque necesitamos expresarnos en el idioma y no hay otra manera que con otras personas. Debemos crear un plan seguro, pero sin prisas, para vencer la inseguridad y falta de confianza en nosotros.

Para aprender el inglés, como cualquier otro idioma, si no lo ensayamos, practicamos e interactuamos con él, no avanzamos. Para entender esta timidez como impedimento, abordaremos tres puntos clave que pueden explicarla. Entendiendo estos puntos podremos avanzar en nuestro aprendizaje y lograr superar dichos obstáculos de mejor manera.

Debemos llevar un ritmo adecuado, porque si forzamos la situación crearemos una barrera más alta que como estaba al principio. Al final debemos tener como meta el aprendizaje exitoso del idioma inglés. Este será nuestro horizonte ya que si en serio lo deseamos nuestro avance superando los obstáculos de la timidez tendrá grandes resultados.

Recuerda que, para un proceso de superación más exitoso, la seguridad debe crecer sí o sí. La práctica hace al maestro, la constancia es premiada al trabajo. Es absolutamente racional sentirse inseguro e incómodo en el proceso, pero poco a poco se vence la incomodidad y la inseguridad. 

1. Miedo a cometer errores

Todos cometemos errores, pero no significa que no se puedan arreglar o dejar de cometer. Equivocarse no es igual fracasar. Cuando estamos ante un lenguaje totalmente nuevo con variantes significativas, es racional que no se hará un habla y escucha, como un doctor en el inglés. Aprender significa asimilar lo desconocido, si fuera conocido no sería aprendizaje.

Un juicio apresurado y sin sentido puede hacernos creer que nunca lo haremos bien. Hasta para aprender nuestro idioma, tuvimos que entrenarnos en escucharlo y pronunciarlo nuestros primeros años de vida. Es prácticamente lo mismo para un idioma nuevo, con sus variantes porque las palabras y sonidos son totalmente nuevos, no es fácil asimilarlos de un solo golpe.

No hay que darle mayor importancia a cada equivocación que hacemos. La tendencia es magnificar el error, pero esto es solo un obstáculo que nos pone nuestra visión para detenernos. Debemos tener conciencia de que cometer errores es normal y de que seguirán pasando porque de ellos es que aprendemos. No temas equivocarte, porque esa equivocación te enseña.

Para mejorar tu autocrítica, así como temor a equivocarte, te aconsejamos que cada logro en tus prácticas de lectura, escritura, escucha y pronunciación del inglés, lo anotes. Registra tus éxitos, y tus avances, te darás cuenta que el esfuerzo rinde frutos. Bajo ninguna circunstancia te juzgues incapaz porque los errores serán solo para justificar tu derrota.

2. No tener gente con quien hablar cómodamente

No creas que eres el único queriendo aprender un idioma nuevo, en este caso el inglés. Si la situación es que no te sientes cómodo hablando o practicando el inglés con los que en apariencia están disponibles, entonces es hora de probar nuevas alternativas. Aquí lo importante es que no te limites en tu aprendizaje.

Primero ten en claro que la timidez nos hace mal juzgar a otras personas, no todo el mundo está por invadirnos o agredirnos de algún modo. Nuestro encierro de timidez nos limita, nos da una visión de mundo y de los demás desfigurada. Puedes ir abriéndote probando estas tácticas. Al final de cuentas el interés de todos es aprender inglés y es una meta en común.

No dejes de pasar cualquier oportunidad de práctica, cuando en serio se desea algo aparecerá quien haga un inicio de conversa. Estas oportunidades son puertas para aprovechar de practicar todos los avances. También puedes ser tú el que inicie una plática, verás que las respuestas serán positivas.

Si no hay cercanos disponibles, prueba yendo a lugares donde haya posibles practicantes, u otros estudiantes. Frecuenta familiares o amigos que estén aprendiendo o sean buenos en inglés. También encuentra en internet chats o practicantes en línea, eso ayuda mucho a los tímidos a desenvolverse. Un último tip es contratar un experto que te ayude a practicar.

3. Falta de conocimiento del idioma

Es absolutamente normal que tengamos deficiencias en nuestro conocimiento sobre un idioma nuevo como el inglés. Este es un inconveniente que a la ligera no parece importante en el inicio. Cuando vamos adentrándonos en este idioma, nos vemos limitados en nuestras posibilidades de aprendizaje. Todo dependiendo de cómo lo estemos aprendiendo.

Muchos desertan por sentirse cohibidos de buscar más información o ayuda en el inglés por el temor a relacionarse con otros causado por la timidez. Eso frena la búsqueda del conocimiento necesario para mejorar. No olvides que parte de superar la timidez es salir a enfrentar a ese mundo sin temor. Para enriquecer nuestro conocimiento del inglés debemos salir a ese mundo.

Así que para mejorar el conocimiento y no quedar en el que no pude saber más, debes centrarte. Mejora la pronunciación, la escucha del inglés y enriquece tu vocabulario. Para lograrlo debes investigar, preguntar, buscar y vencer las barreras que te impiden acceder al logro. Aprende sobre la cultura, naciones de habla inglesa y relaciónate con personas que conozcan sobre este punto.

En la medida que avanzas, te darás cuenta que, como cualquier idioma, tiene una fonética y estructura gramatical que requiere de estudio. Esa búsqueda por solucionar tu falta del conocimiento del inglés te llevará en un viaje personal. En este recorrido te darás cuenta que lograste vencer muchos obstáculos que validan tu timidez.

Acepta los errores

No te preocupes por las equivocaciones que puedas cometer, como bien dijimos, es natural equivocarse con lo desconocido. Pero debes estar atento a las posibles equivocaciones que son comunes en el aprendizaje del inglés. Entender estos errores frecuentes te ayudará a superarlos. Es estos errores comunes puedes encontrar algunos, la clave es no frenarte ante ellos.

Aceptar estos errores no significa dejarlos pasar y no corregirlos. Aceptarlos es entender que nos pueden pasar para no desertar, así la solución se pone en marcha. Si el problema es no entender lo que se dice en inglés, la solución es entrenar el oído más dedicándole tiempo a esta falla.

No conformarse con “algo”, a veces nos hacemos ágiles escribiendo y leyendo, sin entender lo hablado. Es un error conformarnos con solo leer y entender lo escrito. Solución, no somos sordo-mudos del inglés, un idioma se habla y se escribe.

No temas hacer de monigote cuando intervienes en tus ensayos. El temor a quedar mal carcome al tímido. Cada interacción, conversa o ensayo son el camino a la perfección. Además, en la experimentación no existe tal cosa de quedar mal.

Error de no aceptar que nuestra pronunciación puede mejorar. Solución, practicar constantemente, grabarnos hablando el inglés, así detectaremos el cómo lo trasmitimos oralmente a los demás.

La apreciación del tiempo también puede ser un error que nos haga desertar. No nos quejemos de falta de tiempo para practicar y estudiar el inglés. La solución es organizarnos y administrar el tiempo de estudio eficientemente. Siempre hay un espacio para el estudio y avance.

Habla en un espacio seguro

Nunca hay que practicar inglés con inseguridad porque, aunque no seamos conscientes, transmitimos nuestras emociones. Las demás personas perciben sin mucho esfuerzo nuestra inseguridad. Quizás cuando iniciamos la práctica, estamos tan inseguros que, no tenemos la respuesta debida, porque están viendo nuestra expresión.

Ya cuando estamos cómodos es porque hemos aprendido a explorar el espacio, con practica logramos esa seguridad al expresarnos. Las personas que están en nuestra misma búsqueda de mejorar su inglés, gustosas practicarán con nosotros. En tu caso, al entrar en este espacio, donde todos están en la misma sintonía, no debe haber ningún temor, sea por juicio interno o externo.

Aquí la meta es aprender y mejorar las habilidades auditivas, del habla y la escritura del inglés. Todo lo demás queda en menor importancia, así que ve con seguridad y confianza, este grupo de personas, o en caso de ser solo uno, ese compañero es un aliado. Los aliados son aquellos que sirven para nuestro logro, por lo tanto, no hay que ver a los aliados como contrincantes.

Escuchar + Leer + Escribir

Probablemente hayas logrado un avance significativo en el inglés tomando en cuenta todos los puntos y consejos anteriores. Cuando hayas vencido esa inseguridad interna que no permite actuar con soltura y comodidad, la vida cambia. Ya con un nuevo modo de enfrentar la vida, debes centrarte en estos tres enfoques para avanzar con mayor firmeza en el inglés.

Primero, aprende a escuchar el inglés, el mejor modo es oyendo varios tipos de acentos, los británicos hablan con un acento distinto a los americanos. Usa trascripciones y síguelas con audios que te faciliten la escucha. Sumérgete en temas que te fascinen en inglés. Verás grandes avances, también practica oyendo en cuanto puedas canales de tv, radio u otros en inglés con subtítulos.

Segundo, lee con frecuencia textos en inglés. Sin duda representa un avance sustancial en la asimilación de este idioma. Cuando leemos en nuestro idioma, enriquecemos nuestro lenguaje y entendemos mejor su gramática. Del mismo modo, leer el inglés nos facilita su entendimiento, en cuento estructura, semántica, modismos, etc., no descartemos la ayuda de diccionarios.

Tercero, escribe y practica el inglés, de este modo avanzas sustancialmente en la ortografía, así como la lecto-escritura del idioma inglés. Si a escribir le sumas las anteriores (practicar la escucha y lectura del inglés) los resultados no se harán esperar.

Resumen

Conocer un idioma nuevo como el inglés es acercarnos a una nueva visión de vida con otra cultura que está bajo ese lenguaje. Implica realizar una búsqueda de aprendizaje, pero para lograrlo debe haber disposición y la timidez nos indispone.

Hay que tratar la timidez con la seriedad que se requiere, pero si tomas las riendas y enfrentas adecuadamente esta carencia, la superas con éxito. La falta de enfrentar las cosas y de interactuar con los demás no es una excusa para detenerse, todo lo contrario. 

Deja un comentario